Las Zonas de Bajas Emisiones en 2023: ¿a qué vehículos afecta? ¿En qué ciudades serán obligatorias?

 

Entran en vigor las Zonas de Bajas Emisiones (ZBE) en España que prohíben la circulación de los vehículos sin etiqueta medioambiental en núcleos urbanos de diversas ciudades españolas. Responden a la Ley de Cambio Climático y Transición energética aprobada en 2021 por el Gobierno y que obliga a los municipios españoles de más de 50.000 habitantes a tener estas áreas de circulación restringida para vehículos contaminantes, algo que también se aplica a los de más de 20.000 que superen niveles máximos de contaminación.

Las ZBE buscan reducir la contaminación en núcleos urbanos y funcionan en ciudades como Madrid, Barcelona y Pontevedra, donde ya estaban en vigor. No obstante, hay otros municipios que todavía no las tienen listas y esperan ponerlas en marcha en los próximos meses, como Cuenca, Toledo o Palma de Mallorca.

El Ejecutivo aprobó el 27 de diciembre el Real Decreto que regula estas áreas libres de emisiones y en el que expone unas directrices generales que sirven como guía para los territorios que tienen que implantarlas, con el fin de instaurar un transporte sostenible y libre de emisiones en las ciudades de cara a 2030 y, posteriormente, a 2050.

Pero, ¿a qué vehículos afecta esta nueva norma en 2023? ¿Qué ocurre si accedo a estas zonas? Te contamos las claves de esta legislación ambiental que afectará a miles de conductores en todo el país.

¿Qué son las Zonas de Bajas Emisiones?

Se trata de áreas delimitadas dentro de las ciudades donde se aplican restricciones de acceso, circulación y estacionamiento de vehículos contaminantes para mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero y mejorar la calidad del aire.

El objetivo del Gobierno es que las entidades locales definan unos objetivos para 2030 «medibles y cuantificables» para reducir las emisiones y los gases de efecto invernadero. Aunque su horizonte cercano está puesto en 2030, espera que en 2050 haya un parque de coches y vehículos comerciales ligeros sin emisiones directas de dióxido de carbono dentro de estas ciudades. Sigue, por tanto, la estela del Acuerdo de París de 2015, donde se fijaron unos objetivos mundiales de descarbonización.

¿Cómo reconocerlas?

Se pueden identificar por una señal vertical antes de la entrada en el tramo donde también figuran las etiquetas ambientales admitidas. Estas señales ya están instaladas en grandes núcleos como Madrid y Barcelona.

 

descarga1 Athener Consultores

 

¿A qué ciudades afecta?

Deben tenerlas aquellas ciudades que tengan más de 50.000 habitantes, lo que incluye en la lista a un total de 149 municipios. Y no solo eso, también se aplica a aquellos que tengan más de 20.000 habitantes que superen los valores límite de los contaminantes regulados en el Real Decreto de la calidad del aire. En total, afecta a núcleos donde viven alrededor de 25 millones de personas, aproximadamente el 53% de la población del país.

¿Cuándo entra en vigor?

Desde el 1 de enero de 2023. Las ZBE deberán estar operativas e ir acompañadas de acciones como fomentar el transporte público e impulsar la movilidad eléctrica pública y privada. En esta línea, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico ha dado un plazo de 18 meses a los municipios para que puedan poner en marcha sus áreas.

Así, como señala el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030, «se prevé que a partir de 2023 se generalice a todas las ciudades de más de 50.000 habitantes la delimitación de zonas de bajas emisiones con acceso limitado a los vehículos más emisores y contaminantes».

¿Cómo sé si mi vehículo estará afectado por la norma?

Afectará a quienes tengan un coche sin etiqueta ambiental de la DGT, por lo que es clave conocer si se dispone de ella o no, algo que puede consultarse en la página web oficial del organismo. En orden de menor a mayor contaminación, son las siguientes:

  • Etiqueta 0 emisiones: de color azul, identifica a los vehículos más eficientes, loe eléctricos y los híbridos enchufables.
  • Etiqueta ECO: en su mayoría son vehículos de gas, híbridos o ambos.
  • Etiqueta C: de color verde, incluye coches y furgonetas de gasolina matriculados después de enero de 2006, y los de diésel matriculados después de enero de 2015.
  • Etiqueta B: de color amarillo, incluye a coches y furgonetas de gasolina matriculados desde enero de 2001, y los de diésel matriculados a partir de enero de 2006.
  • Sin etiqueta (o etiqueta A): el resto de vehículos, los de gasolina anteriores a 2001 y los de gasoil anteriores a 2006, son considerados como muy contaminantes y no pueden portar etiqueta de la DGT. Estos son los considerados más antiguos y contaminantes y actualmente no pueden acceder a las áreas metropolitanas de Madrid y Barcelona.

Según estos distintivos, se puede saber cuáles son considerados contaminantes o no y cuáles son sus restricciones. En todo caso, solamente los vehículos 0 y Eco podrán librarse completamente de estas prohibiciones.

Además, también se establecen ciertas condiciones para vehículos con etiquetas B y C, aunque dependerá de cada municipio. Por ejemplo, un coche con etiqueta B puede acceder a la ZBE de Madrid, pero deberá cumplir unas condiciones si quiere entrar a una de las zonas de especial protección, como la de Distrito Centro, basadas en franjas horarias de acceso, estacionar en un parking, tener el vehículo empadronado allí, la invitación de un residente o ir a un taller, entre otras, según la web de Madrid 360.

Cabe recordar que la norma aprobada por el Gobierno permite que, de forma excepcional, los vehículos de servicios públicos básicos como emergencias y servicios de basuras puedan acceder a estas zonas a pesar de ser contaminantes.

En todo caso, se recomienda consultar con antelación la información sobre movilidad y contaminación de la localidad a la que se piense entrar con el vehículo privado.

¿Qué pasa si accedo a una zona sin tener la etiqueta medioambiental?

En el caso de que las cámaras detecten a un vehículo que no puede acceder, se impondrá una sanción a su titular. En el caso de Madrid, el acceso a la ZBE se considerará como infracción grave y conllevará una multa de 200 euros (100 si es en pronto pago), como indica la web de su Ayuntamiento.

Por ello, para evitar estas sanciones es clave contar con la etiqueta ambiental, saber los horarios permitidos de acceso o hacer uso de un parking dentro de la zona delimitada y conservar el resguardo de pago.

¿Se implantará un «peaje urbano»?

Esto será decisión de cada municipio, aunque, en todo caso, el Gobierno sí lo contempla como una posibilidad en sus directrices. Se podría aplicar por el hecho de entrar a las ZBE, con una cuantía en función de las condiciones del vehículo y con el fin de reducir el volumen de tráfico, y va en la línea de lo que ya pidió en mayo un grupo de ecologistas para el entorno de Barcelona: cobrar una tasa de cuatro euros diarios a los coches que entren a la ZBE y controlarlo mediante la identificación de cámaras.

Madrid y Barcelona: los modelos que podrían ser la norma general

Aunque el Gobierno no establece en la ley qué vehículos están restringidos, sí ha publicado unas directrices a modo de guía para que las entidades locales diseñen sus modelos y que siguen la tendencia de Madrid y Barcelona, donde ya existen estas áreas desde hace años.

Las restricciones se centrarán en no permitir el acceso de vehículos contaminantes, es decir, los considerados como más antiguos y contaminantes y que no tienen una etiqueta ambiental de la Dirección General de Tráfico (DGT).

En Madrid, los vehículos sin etiqueta ambiental (o etiqueta A) ya tienen prohibido entrar a la M-30 e incluso circular por esta misma carretera, como indica en su web. Para los vehículos que sí tienen distintivo ambiental, fija unos horarios de acceso y requisitos como hacer uso de un parking o ser residente de la zona para evitar sanciones. De cara a 2024, los vehículos sin etiqueta no podrán acceder ni circular por las vías públicas urbanas del municipio de Madrid.

De forma progresiva, se pretendrá unificar las zonas de especial protección (Distrito Centro y Plaza Elíptica) en una única Madrid ZBE.

¿Cómo lo están implantando las ciudades españolas?

A pesar de la obligatoriedad de la medida, son pocos los municipios que arrancan el año cumpliendo con la normativa. Entre ellos están Madrid, Barcelona, Pontevedra (Galicia) y Zaragoza, donde se ha activado una ZBE provisional en el casco antiguo y, de momento, sin multar por acceder.

Otras ciudades están aprobando diversas normativas y esperan poner sus ZBE en marcha en los próximos meses. Entre ellas, Ciudad Real y Talavera de la Reina, Albacete, Cuenca y Toledo, en Castilla-La Mancha, según indican a RTVE fuentes del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. El Ayuntamiento de Palma de Mallorca tiene previsto aplicar una ZBE a lo largo de 2023 y en Asturias tienen proyectos en marcha, pero antes quieren llevar a cabo medidas de peatonalización de calles. En Sevilla, donde ya había restricciones de circulación en el casco antiguo de la ciudad y del barrio de Triana, han activado otra ZBE en la Isla de la Cartuja en una primera fase informativa y sin sanciones.

Por otro lado, hay municipios afectados que, de momento, no tienen previsto aplicar ZBE en sus calles. En Murcia, ninguna de sus cinco ciudades de más de 50.000 habitantes prevé hacerlo y no tiene calendario fijado para este año. País Vasco y Comunidad Valenciana, donde aún no lo aplican, están estudiando la propuesta del Ministerio para luego elaborar una ordenanza municipal. En Extremadura, el Ayuntamiento de Badajoz está trabajando para convertir su casco histórico en su futura ZBE a lo largo de este año. En Cantabria deberán instaurarse en Torrelavega y Santander, pero aún no se han diseñado los modelos.

Los ayuntamientos de Castilla y León aún tienen pendiente desarrollar la legislación y, en todo caso, no prevén imponer sanciones a los conductores, como en Valladolid, donde buscan retrasar las multas hasta el 31 de diciembre de 2023.

Según Sumauto, en España hay alrededor de 11,5 millones de coches circulan por las ciudades que tendrán la obligación de tener una ZBE en 2023. De ellos, la medida afectará a casi cuatro millones de vehículos en todo el país, que son los que no tienen el distintivo de la DGT. Según su análisis, Canarias es la comunidad que tiene un porcentaje mayor de vehículos sin etiqueta, pero también tendrá impacto en en Ourense, Ponferrada y León capital, donde cerca del 40% de su parque móvil no tiene distintivo ambiental y son ciudades con un parque móvil envejecido.

 

Fuente: www.rtve.es 03.01.2023

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *