Julio y agosto son los meses en los que se produce un mayor número de desplazamientos al volante. Y aunque este año se ha reducido drásticamente tras la pandemia del Covid-19 y los múltiples rebrotes, tras la Operación Salida, del 6 al 12 de julio, la Dirección General de Tráfico (DGT) ponía en marcha una campaña de vigilancia en la que ha sancionado por exceso de velocidad a un total de 28.969 conductores. Y es que es imprescindible conducir de forma segura respetando la normativa, prestar atención al mantenimiento del vehículo y conocer qué acciones no se deben realizar en el destino de vacaciones pueden evitar un gasto económico que no habíamos previsto este verano.

Aunque la velocidad es una de las multas más comunes entre los conductores, no es la única a la que se debe prestar atención en este verano atípico tras meses sin conducir.

Durante 2019, más de 4,5 millones de conductores fueron sancionados en las carreteras españolas por la DGT, lo que supone una media de más de 12 mil multas diarias o, por hora, una media de 514. En OcasionPlus.com recopilan las sanciones que podemos evitar este verano, más aún en desplazamientos largos con motivo de las vacaciones y/o si llevamos tiempo sin coger el coche:

No llevar mascarilla: Llevar la mascarilla en el coche no es obligatoria cuando se viaja solo o acompañado de las personas con las que convivimos en el mismo domicilio. Sin embargo, sí es obligatorio su uso cuando los acompañantes no convivan en la misma casa, caso en el que deben llevarla todos. No hacerlo supone una sanción de 100 euros.

No respetar la distancia de seguridad: Ahora es noticia la distancia de seguridad entre ciudadanos en las calles, pero mantenerla con el coche en la carretera siempre ha sido obligatoria. De hecho, en 2019, el 17,8% de las sanciones en España fue a conductores que no la respetaban. La norma establece que la distancia de seguridad debe ser la que permita detenerse en caso de frenazo brusco sin colisionar con él, teniendo en cuenta la velocidad, las condiciones de frenado y adherencia. La sanción implica 200 euros de multa y la pérdida de 4 puntos del carnet de conducir.

Quedarse sin gasolina durante un viaje: Este despiste (o falta de previsión) puede suponer una sanción administrativa de 200 euros por «conducción negligente» siempre que el conductor de origen a «una situación de riesgo o peligro para sí mismo». En realidad, el Reglamento General de Circulación no sanciona el hecho de la falta de carburante en el coche sino la maniobra que, de forma voluntaria o no, ha realizado el conductor en ese momento y los riesgos que ha supuesto.

Tirar una colilla por la ventana: Los cigarrillos mal apagados han quemado más de 40.000 hectáreas de bosque en los últimos 20 años. Por eso, arrojar una colilla desde el coche se castiga con una multa de 200 euros y la retirada de 4 puntos del carnet de conducir.

Conducir con chanclas o descalzo, sin camiseta, comer o beber (agua, refrescos..) al volante y sacar el codo por la ventanilla: La DGT aclara que no son una infracción al Reglamento y no están prohibidas pero sí pueden provocar una situación punible. La respuesta está en el artículo 177 del código de circulación que señala que «los conductores deberán estar en todo momento en condiciones de controlar su vehículo», al que un agente se puede acoger para sancionar con una multa de hasta 200 euros. En estos casos, la denuncia no se producirá por el hecho concreto sino porque esa acción afecta a la seguridad de la conducción.

No circular por el carril derecho: El 60% de los conductores sufren el «Síndrome del carril izquierdo». O, lo que es lo mismo, hacen un mal uso del mismo, según la DGT. En una vía con varios carriles de circulación por cada sentido, se debe usar el carril derecho. No hacerlo sin motivo aparente está considerado como una infracción grave y se sanciona con una multa de 200 euros.

Usar el teléfono móvil: Esta práctica multiplica por cuatro el riesgo de sufrir un accidente. Por eso, manipular el dispositivo móvil mientras conducimos es una infracción tipificada como grave que conlleva una sanción de 200 euros y la pérdida de tres puntos del carnet de conducir.

Conducir con auriculares: La Ley de Seguridad Vial considera esta acción como una infracción grave porque disminuye la obligatoria atención a la conducción, con lo que se sanciona con una multa de 200 euros y la pérdida de 3 puntos.

No llevar el permiso de conducir: Aunque muchos de los desplazamientos en coche en zonas de veraneo son trayectos cortos para ir a la playa o la piscina, es obligatorio llevar el permiso de conducir siempre. No hacerlo supone una infracción sancionable con 10 euros.

Fuente. abc. 27.07.2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y elaborar información estadística. Al continuar navegando aceptas su uso y nuestra POLÍTICA DE COOKIES

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar